» » La ‘Cansó de la Falla’ y su fraude anacrónico

La ‘Cansó de la Falla’ y su fraude anacrónico

Publicado en: Articuls | 0

 Artícul en PDF

(Historias de la catalanización para falleros colaboracionistas)

Una de las más populares canciones de fallas es el ‘¡Calla, calla, calla!’, que los colaboracionistas catalanizaron sutilmente. La contaminación se aprecia en versiones de autores atolondrados como Maximiliá Thous, flexible al poder y gloria que podía aportar el fascismo expansionista catalán, muy activo en los años 30 del pasado siglo. La débil lucha de Thous por el idioma se diluía en un escenario donde el auténtico valencianismo carecía de cohesión y ayuda a su fortalecimiento; todo lo contrario del catalanismo anexionista sustentado por empresarios catalanes y la corrupta iglesia catalana. Hacia 1910, Thous intentaba escribir en valenciano moderno; p.e., unificando sibilantes sonoras y sordas (s, ss, ç > s) en casos sin riesgo anfibológico: “Cansons pera el poble. Cansó de la chala, any 1911”; pero, en 1953, muerto Thous y bajo el control lingüístico de falangistas y requetés de la Revista Valenciana de Filologia, panfleto de la Diputación franquista al servicio del catalanismo cuartelero (Joan Fuster, Riquer, Amades, Dolç, Bohigas, Romeu i Figueras, Sanchis Guarner y su tío Lluis Guarner, etc.), se editó la “Cançó de la Falla”, y si Thous escribía “en carchofes y clóchines”, los colaboracionistas lo traducían a ‘amb carxofes i clótxines’; es decir, lo que ahora impone la reptiliana Generalitat de la Fallera Cantimplora.

No siempre actuó así el escritor. En la ‘Cansó de la chala’, del 1911, Thous manifestaba la euforia del ‘chalero’1 que huye del ambiente urbano y, en el campo, goza del ‘vi, les chulles y l’arrós en paella”. En su ‘Cansó de chala’ observamos el uso de la copulativa y griega, el enclítico mos unido al verbo (deixeumos), el ahora prohibido neutro lo (lo millor de…”), la palatal africada sorda ch (chulles y vi), etc. En fin, ademas de ser pionero del cine valenciano, Thous intentaba enlazar con la actualidad del Futurismo, vanguardia artística europea cuyo manifiesto publicó en 1909 el parisiense Le Figaró. Los principales representantes, Marinetti y Boccioni, proclamaron su admiración por la modernidad de las máquinas y, especialmente, por captar y representar la velocidad y el movimiento, algo que Thous lograba con su rítmico pas, pas, pas:

“¡Pas, pas, pas! ¡Deixeumos pas, pas, pas, deixeumos pas! / Camina qu’acamina qu’acaminarás. / Así ve una colla de gent divertida / qu’a vora del olla va fent per la vida; / del mon no fa cas / y diu que se plante qui rabie o s’aguante qui prenga el cabás. / ¡Pas, pas, pas…! / Pera el que ya es… / lo millor de este mon es el vi; / … pot a la pena pegarli un calbot /… no hia cosa com tindre salut. / … y omplir la fansella d’arrós en paella/ … amaneix un bon día… y anarsen de chala y en pau / fer destrosa de chulles y el vi del eixut. ¡Convensut! / ¡Pas. Pas, pas…!” (Thous: Cansó de la chala, c.1911)

En la década de los años 30 se asoció progresismo a catalanismo, estrategia que afectó a Thous, de ahí los catalanismos que introduce al traducir la letra del Himno del Reino al valenciano en 1930: ‘ofrenar, ja, i, riquesa, gegantines, paradisos…’. Lo malo es que la gente canta robotizada este Himno como si fuera sagrado, escrito por un ser superior sin las debilidades de un atolondrado como era Thous. Ya sé que suena a sacrilegio, pero nos sirve de paradigma de voces infiltradas por la prostitución floralista la corrupción catalana ‘ofrenar’, desconocida en valenciano. Teníamos el cultismo ‘ofrendar’ (del latín offerendus > offerenda > ofrenda). Escrig, en 1851, sólo recogía “ofrenda, ofrendant, ofrendar, ofrendat” (Escrig: Dicc.1851), y hay documentación anterior: “y en tres ofrendes mostren lleals” (Fuente, P.: Villancics, 1761). Respecto al andaluz y catalán ‘riquesa’, el propio Thous escribe “entre les demés riquees” (Thous, M.: De Carcaixent, 1896), y anterior a la traducción del Himno en 1930 vemos una frase del mismo en otro autor: “tráuret… les riquees que atesores en pago del mal que mos fas” (Visent A.: ¡Mar adins!, 1924, p.13). En el DHIVAM 2019 podemos comprobar que la grafía ‘riquesa‘ era propia de andaluces, catalanes y , también, de mallorquines establecidos en la Marina en el siglo XVII, que ahora forman quinta columna de mimados catalanistas. Los clásicos ya usaron “riquea”2, y en Thous hallamos los abstractos en sufijo -ea, no el andaluz y catalán -esa: “insultat en la seua pobrea (…) aquella ventá de flaquea” (Thous, M.: ¡Esquirols!, 1914); también respetaba el apócope y supresión intervocálica en ven, tor, vesp, ve, etc., tal como recomendaba el académico Fullana: “per la vesprá” (Gram. Valenciana, 1915, p.165).

cansons-pera-el-poble
En ‘Cansons pera el poble’ Thous mantiene la sibilante -s- , no la -ç-, en cansons, así como la prep. pera, ahora sustituida por la catalana compuesta per a.

No obstante, en la nausebunda pocilga del catalanismo-franquista de los años 40, con el fatuo Joan Fuster uniformado de falangista y pistolón al cinto, la obra de Thous mantenía voces como ‘Llonja’3, ahora sustituida por el catalán ‘llotja’, y eso que hasta el etimólogo Corominas advertía: “cat. llotja, val. llonja” (DCECH, 3 p.694). En ‘El Poema de la Llonja’ respetó la grafía,; igual que ‘A la vora del riu, mare’, donde el forzado trueque de léxico, morfología y sintaxis entre la lengua propia y la invasiva no había logrado su propósito, y Thous dejó claró qué idioma era el suyo: “o parles en valenciá o no m’ajunte en tu” (Thous: A la vora del riu, mare, 1920, p.16). En la misma obra vemos léxico actualmente proscrito o, ladinamente, usado indistintamente con el sinónimo catalán, haciendo creer al pueblo que es culto el catalán y vulgar el valenciano. Así, en 1920, en ‘A la vora del riu, mare’ escribía Thous: “front a la Pechina; quí será este bulto; la peixquera s’ha posat pijor; cara de pastiset; el teu amic Cachoches; en este mateix puesto; de Manises, el picher; com la mija taronja; remendos d’arrapa y fuig; donarem vida a la Llonja; génit; pimentons en sardina; ¡Qué sanc en seba! ¡qué polps!; de dacsa; sinyor, qué sofoquina; ballen el paltrot (irónicamente, por foxtrot); a mitant ball; la tindrá senyalá; en els homens els renyons; roído infernal d’atabons; el remat de la tortá; els ginets vestixen a l’antiga; un banc de mayóliques…». Es decir: ‘pechina’, no el cat. ‘petxina’; ‘este bulto’, no ‘aquest embalum’: ‘peixquera’, no el cat. ‘pesquera’; ‘picher’, no ‘pitxer’, etc. Hay que advertir que el fascismo anexionista miente y falsea a placer; p. ej. de “remendos d’arrapa y fuig” dirán que el sust. ‘remendo’ es castellanismo a evitar, ocultando su clasicismo: “a la vellea tots son remendons” (Fenollar: Proc. Olives, 1497).

El catalanismo franquista y el fraude de la ‘Cansó de la Falla’

En la Bib. Nacional se conserva una partitura de la Cansó de la Falla, pero hay algo en su letra que produce escepticismo sobre la autoría de Thous. Todo indica que Sanchis Guarner, Fuster o cualquier otro camarada del tumor sardanero intentó hacer pasar como obra de Thous algo que era imposible. Con la falsificación de la firma autógrafa de M. Thous en el último folio, se pretendía hacer creer a los falleros que eran valencianas las construcciones sintácticas con la preposición catalana ‘amb’, o catalanismos morfológicos: “amb carxofes… i clótxines”. Pero, en valenciano, teníamos: “carchofa” (Pou: Thesaurus, 1575); “dins del perol de la fritá de conill en carchofes” (Canyisaes, Monóver, 1911); “les clóchines… aixó de les clóchines” (Marco Rivas: La tasa dels hous, 1918, pp.11, 12), etc.

calla-calla-calla-Thous
La canción del ‘Calla, calla, calla”, donde anacrónicamente se cita a Foster Dulles y a unos aviones a reacción por el cielo de Valencia, no podía llevar esta firma de “M. Thous”, muerto en 1947.

¿Dónde están los indicios de la falsa atribución a Thous? En la letra de la canción encontramos personajes como Eisenhover y Foster Dulles. El primero fue presidente de los Estados Unidos de 1953 a 1961, alcanzando su máxima popularidad con la visita a España en 1959, con el apoteósico recibimiento en Madrid y el recorrido en descapotable junto a Franco; y el segundo, Foster Dulles, fue famoso en España tras ser nombrado Secretario de Estado del presidente Eisenhower entre 1953 y 1959. Era figura habitual en prensa y radio por su protagonismo en la Guerra Fría, conflicto de Indochina, intervención en Guatemala y, además, por originar chocantes anécdotas: negarse a estrechar la mano del presidente de la China comunista en 1954, sugerir el lanzamiento de bombas atómicas en Vietnam, etc. La duda es inevitable. Si Thous falleció en 1947, ¿cómo pudo incluir en estos versos de literatura popular a Foster Dulles, si era desconocido antes del año 1953 en España? Hay más anacronismos. Los primeros aviones a reacción en España volaron en la década de los 50, concretamente el HA-200 Saeta que realizó su primer vuelo en 1955; pero, en la supuesta Cansó de Falla de Thous, unos valencianos que esperan el tranvía del 8 escuchan aviones a reacción sobre el cielo de Valencia. Algo imposible en vida de Maximiliá Thous, fallecido en 1947.

canço-de-la-falla

En la partitura de la Cansó de la Falla de la Bib. Nac., que no sería versión original de Thous (lo advierten bajo el subtítulo: “lletres primitives per les que se pot observar el pas del temps”), hallamos el cultismo “caballers” del valenciano moderno (del latín caballus > caball > caballer); el pronombre clásico valenciano ‘yo’4 , el adv. “llunt”, la copulativa “y”, el diminutivo “chiquilla”, etc. Los catalanismos no afloran en esta primera página, aunque sí en las anacrónicas que le siguen y que, evidentemente, muestran ser interpolaciones y añadidos al original cercano al 1920. Poco a poco, en las versiones catalanistas de esta composición se alteraba progresivamente el texto; así, en la letra del grupo Los Pavesos, ¿a.1981?, leemos: “la xiquilla a son cosí / i quant ella…/ jo de lluny…”; que en la partitura de la Bib. Nacional son: “la chiquilla a son cosí / y cuant ella…/ yo de llunt…”. Obsérvese que la sintaxis sería prácticamente idéntica en valenciano, castellano y catalán, no así el componente morfoléxico. También los versos del “Calla, calla, calla, / que pareixes un ninot de la falla” los incorporó el castellonense Bernat Artola en el “Poble” (Castelló, 1947, p.33), época dorada del catalanismo franquista. Artola se trasladó a Barcelona para estudiar en 1920, y allí comenzó a escribir en catalán, no en valenciano; de hecho, el citado libro es buena muestra de la lengua fabrista que usaba este tipo, tan alabado por Joan Fuster. En la étapa dura del franquismo, el colaboracionista Artola no dejó de excretar obras en catalán, idioma que supuestamente estaba perseguido: a.1941, Festívoles; 1945, A l’ombra del Campanar; 1947, Poble; 1947, Llàntia viva; 1950, Tornaveu; 1950, Raons i paraules; 1950, El delme del temps; 1950, Miratges; 1951, Lledons; 1951-1952, Recès de solituds; 1952, Veus i cançons; 1953, Fulles del temps; 1954-1956, Collita, etc. Estos individuos escribían el topónimo Valencia con la -è- abierta (València), como se pronunciaba en Barcelona y ordenaba el Institut d’Estudi Catalans. En fi, esta sería la versión de ‘La Canso de la Falla’ en valenciano moderno, el usado por Thous hacia el 1900:

Caballers, yo soc Pepico,
y en el día del meu sant
m’ha gastat un duro y pico
convidant y convidant.
Y com veig que si em descuide
no me deixen ni un sisó,
pa’ls que volen que’ls convide
he inventat esta cansó.
Calla, calla, calla,
tu m’has pres per ninot de la falla
y si te fas cas
es cosa segura que’m cremarás.

Yo pretenc a una Pepeta
y portanme molt desent
m’ha gastat una peseta
en bunyols y en aiguardent.
Pero he vist que li’n donava
la chiquilla a son cosí,
y cuant ella me cridava
yo de llunt li día així(na).
Calla, calla, calla,
tu m’has pres per ninot de la falla
y si te fas cas
es cosa segura que’m cremarás.

Ham fet una paella
que ha costat un dineral,
en carchofes y tabella
y de clochines tan cual;
magre, pato y uns bons trosos
d’un pollastre tendre y gros,
y mireu si som rumbosos
¡que inclús li ham posat arrós!
Calla, calla, calla,
que pareixes un ninot de la falla…

Un amic que sap, de sempre,
cuant m’agrá a mi llegir,
em parlá d’una novela
y, alabanla, em va dir:
Es molt bona, val deu duros,
y ascomensa en una mort.
Yo, davant d’eixe programa,
m’el deixí cantanli fort:
Calla, calla, calla,
que pareixes el ninot de la falla…

Una chica que’n la cara
fa notar sa profesió,
hui m’ha dit que li comprara
pa’l paseig un pantaló.
Y per més que yo, de prónter,
no he sabut qué contestar,
cuan después m’he donat cónter,
no parava de cantar:
Calla, calla, calla,
que pareixes el ninot de la falla…

Es speaker de la radio
y pronuncia com se sol
Eisenhover, Foster Dulles,
Trigve Lye y De Gaulle.
Mes, cuan parla de Valencia,
se li puja el sant al cel:
diu Doménec, Alemani
Calabuig y Mascarell.
Calla, calla, calla,
que pareixes el ninot de la falla…

Viajar si que’s hui en día
aventura de les grans,
en un poc més de pacencia
y pagant poc més que abans;
un poc més per asentarte,
y algo més per córrer més.
Pero, si a les deu t’aguarden,
saps que aplegues a les tres.
Calla, calla, calla,
que pareixes el ninot de la falla…

Aguardant al huit (trenvía) oírem
avions a reacció,
y el So Crédul va dirme:
¡Progresem sinse discusió!
Pero yo, que estava un hora
esperant, cansat y fret,
agarrí el camí entre cames
y el deixí cantant baixet:
Calla, calla, calla,
que pareixes el ninot de la falla…

En la próxima campanya
lo millor que podré fer
es quedarme en casa, sinse
fer negoci en l’extranger.
L’alemá ta masa penes,
no m’entenc en el francés,
y si en un inglés me tope
voldrá tráurem els dinés.
Calla, calla, calla…

idioma-valenciano

En tiempos del Imperio Español, con poder indiscutible, el fascista proyecto de la Gan Cataluña o fantasmagóricos Países Catalanes no se hubiera tolerado. Ni siquiera al más lunático catalán le hubiera pasado por la cabeza soñar con una unidad geopolítica llamada Cataluña desde Orihuela al Rosellón. La añagaza usada por el actual fascismo expansionista es la eliminación del valenciano y, cuando puedan, el español. Lo primero ya lo han conseguido en la Administración y Enseñanza mediante la coacción y la interpretación sesgada de la documentación. Así, en la imagen podemos ver una Orden Real relativa a las lenguas a impartir en el Reino de Valencia a los nuevos convertidos: “enseñarles a leer y escribir en castellano o valenciano” (Bib. Nacional. Ms. 10388, 20 de mayo de 1595). Los maestros inmersores enseñan que al escribir “valenciano”, como muestra el manuscrito de la Cancillería Real, querían decir ‘catalan’. Así son los exégetas que viven de la catalanización… y que ningún partido ha tenido agallas para enviarlos a vender pañuelos en los semáforos, y también a los políticos que los amparan, pues el Estatut dice valenciano, no catalán. Los amorales del PP, PSOE, Ciudadanos y Compromís de la Fallera Cantimplora se han limitado a engañar y ampliar la catalanización; incluso han parido el abominable aborto À Punt.

N.B. Me conta Noelia Pique, sempre tan simpática, que ha guipat el llibre de Nelo Font y el prólec escrit per mi. La veritat es que no tinc ni el més chicotet recort d’havero escrit, ¡coses de l’etat!. En fi, m’alegre una siná que encá tingam en la Resistencia joyes com Noelia y Nelo, un valenciá digne d’admiració per el seu treball en plantes suculentes (crec que te la millor colecció d’Espanya), y la seua faena, debaes, per nostra cultura.


1Es curioso que Corominas admita y admire la occitana ch de “chala” en la Terra d’Oc (DECLLC, IX, p.422), pero no en valenciano, por aquello de la Unitat de la Llengua. En el DHIVAM 2019: “chalero ––d’orige desconegut, ¿lletí…?; chala, chalero, parent del occ. chalà e it. scialare; en valenciá es l´amic de fartaes, béurer y cantar en amics, siga la chala en l´alquería, horta, mont, placha o bodegó: “en un cafetí, uns chaleros discutixen” (Llombart: Abelles, 1878). La voz estaba implantada en todo el Reino: “mos diu que som chaleros” (Semanari El Blua, nº3, Castelló, 1892), “en Denia… els més chaleros del poble” (El Tio Cuc, nº 143, Alacant, 1917)

2 En los clásicos: “e abundá en riquees” (Ferrer, St. Vicent: Sermons, c. 1400), “riquea” (Roig: Espill, 1460) “aquella vera riquea” (Adoració de Ihesús Crucificat, c. 1480), “les riquees de Dari” (Fenollet: Hist. d’Alexandre, 1481), “inútils riquees” (Pérez, Miquel: Imitació de Iesuchrist, 1491); y también en barrocos y sainetistas: “tota la riquea es gasta” (Esteve, fr. Pere: Deixem fer a Deu, c.1650), “y en tocant a la riquea” (Peris: El banquet de l’alquería, Castelló, 1928), etc.

3 Hasta en la edición póstuma de 1948, muerto Thous, se respetó la grafía en ‘El Poema de la Llonja‘, no el cat. Llotja impuesto por el fascismo anexionista.

4 Del nominativo ego y latín vulgar eo, Menéndez Pidal ya diferenciaba entre el “catalán jo y el valenciano yo” (Gram. Hist. 1977, p.250): “com yo en Johan Vidal mercader de Morella…” (Archiu Hist. Ecl. de Morella, notari Antoni Cerdá, 3 de giner de 1394); “Item...yo en Pere Andreu” (Llibre de Cort de Justicia de Valencia, f.8r, a.1280); “et yo deix al dit…” (APH, Sta. María d´Elig, Sig.168, testament, 12 juny 1310, f. 2); yo, Jacme Conesa, prothonotari del senyor Rey” (Conesa, : Hist. Troyanes, c. 1383); “yo he donat… Pare, yo me tendrie per…” (Ferrer, St. Vicent: Sermons, c. 1408); “yo no creuria… yo he vist… yo he palpat” (Esteve, Joan: Liber elegantiarum, 1472). Jamás se perdió esta grafía: “yo ya tinc” (Breva Branchadell: Ilusions d’un soldat, Castelló, 1916), “per una sendeta que yo sé” (Valls: El tío de sa neboda, Alcoy, 1933), etc.