» » Los restos de Franco deben trasladarse al monasterio de Montserrat

Los restos de Franco deben trasladarse al monasterio de Montserrat

Publicado en: Articuls | 0
Requetés-Montserrat
Más de 300 de los soldados que desfilaron junto al monasterio que dio nombre al Tercio, reposarían tras la batalla en la cripta que dignamente los recuerda.

En ningún lugar de España se ha respetado tanto a los soldados muertos del Bando Nacional como en el santo monasterio de Montserrat. Allí, custodiados por la congregación y en preciosa cripta, reposan los cadáveres de 319 combatientes del Tercio de Requetés de Nuestra Señora de Montserrat. Franco tenía un especial cariño a este lugar y, tras ser llevado bajo palio en el interior del monasterio, siempre visitaba a los que en vida fueron sus valientes soldados. Rufianes y catalanazis, desconcertados, no acaban de idear la estrategia adecuada respecto el mausoleo ¿Qué mejor sitio para trasladar a Franco? Los monjes siempre dispensaron al Caudillo un tratamiento de santidad cuasi papal y los catalanes no derriban una piedra de sus monumentos, aunque sean franquistas.

En fin, es sugerencia ajena al problema del Golpe de Estado que puede destruirnos y, a los valencianos, hacernos caer dentro del I Reich Catalá. Lo cierto es que la cobertura mediática que se ofrece al catalanazismo, planificada inteligentemente, permite que el ciudadano medio sea zarandeado cultural e ideológicamente como un pelele de los pintados por Goya. Todos caen en la trampa del progresismo catalanista, sea el cirujano manitas, el malhumorado empleado bancario, el simpático profesor de química, los chaperos por horas, la monja bigotuda, el juez engreído, el carnicero del Mercado Central de Valencia, etc. Todos están ocupados en sus quehaceres y no tienen tiempo de profundizar en temas político-culturales que, tras unas cervezas, surgen en la conversación. La vanidad nos rige y hay que quedar bien. La solución es recurrir al Rincón del Vago ideológico, es decir, digerir los cuatro potitos o mantras argumentales cogidos con alfileres que la TV, el diario Levante o El País ofrecen para que, en sociedad, demos el perfil de comprometido progresista aventajado y culto, que sabe que los maulets son buenos; y el azul, franquista.

Los maulets del Archiduque Carlos ya no molan

Hasta hace poco era frecuente llamar despectivamente ‘blavero’ al que no aceptaba el expansionismo de Cataluña hasta Orihuela. Hoy apenas se escucha, ¿por qué?, porqué los catalanazis enarbolan banderas con el azul de marras y la estrella. Ahora, sin duda, el azul es progresista y nazionalista guay. El progre colaboracionista, disimulando, acepta y acata el cambio. También, durante años, nos han dado por el saco con el cuento de maulets y botiflers, y hasta algunos inocentones valencianistas (los que dicen “al voltant”, “plenar” y chorradas parecidas) se lo creyeron. A maulets y botiflers les preocupaba tanto la lengua, bandera y territorio como la vida erótica del pangolín. Defendían indolentemente al francés Felipe V o al austriaco Carlos III, y ninguno de los dos puñeteros pretendientes pronunció una sola palabra en defensa del valenciano, ni tampoco del catalán. Aún recordamos la murga de los Morera, Mónica Oltra, Ribó, Chimo Puig, Marzà, Fuset y la peste colaboracionista cuando les ardía la boca de tanto autoproclamarse heroicos maulets. Ahora, en 2019 y con la cuenta corriente saneada, se han enterado de que los maulets jamás defendieron otra cosa que sus intereses y al tiquismiquis empelucado del archiduque Carlos de Austria, y que en el Reino de Valencia se distinguieron por ir como hienas tras las tropas inglesas y portuguesas —el auténtico ejército—, para saquear impunemente lo

maulets-catalanes
Los maulets catalanes usaban el español asiduamente. El impreso describe la Militar Entrada en Barcelona del 22 de marzo de 1707, y expresa el gozo de “Cathaluña en la buelta (sic) de su adorado Carlos Tercero, que Dios guarde”. Todo en castellano… y ningún Montilla o Torra multaba a los maulets.

s pueblos valencianos. En el Tratado de la Real Señera (a.1990, p. 361 y sigs.) se expone el contraste entre lo que cuentan los maestros inmersores a los niños valencianos, y lo que realmente ocurrió en la Guerra de Sucesión hasta 1714.

Los monjes de Montserrat sí merecen el cadáver de Franco.

Muchas publicaciones emanadas del monasterio del Montserrat maulet usaban el castellano, especialmente si recordaban actos solemnes como la visita del 24 de junio de 1706 del archiduque Carlos III y su amiguito Vulfet, príncipe de “Liechtenstein”. Cuenta la crónica que estuvo varios días y, pese a que ocupó “el quarto del Abad”, fue llevado “baxo el Palio”; es decir, el ceremonial de máximo acatamiento que también se cumpliría con Franco en sus visitas al monasterio.

El traslado de los restos del Generalísimo al recinto que tanto ensalzócarlos-III su figura en vida sería lógico. Aunque el peligro es que cobren la visita a un precio prohibitivo para el pueblo; además del infarto que provocaría al visitante que, tras la tumba de un voluntario del Tercio, aparecieran benedictinos recitando a Salvador Espriu o al Poeta de la Merda de Burjasot. La autoridad para regir el mausoleo podría ser la Monja Cojonera o el monje valenciano conocido como el Pardalot de Montserrat, Josep Miquel Bausset (la doble -ss- surgió tras vestirse de sotana), colaborador de los periódicos catalanes de origen franquista Levante e Información. Allí excreta panfletos religiosos y de sutil autoodio a España, a la ciudad de Valencia y al valenciano. La aportación del monje colaboracionista compartía espacio con sujestiva publicidad de ofertas de “chicos fuertes y chinitas que hacen todo”. En fin, por razones conocidas, tampoco estaría de más que en las visitas a Montserrat se advirtiera a los padres, en letreros bien visibles, del peligro de dejar solos a los niños.

La sombra de Franco en los muros de Montserratsombra-franco

Yo, escéptico apático, no entiendo de milagros, pero la sorpresa del grupo de estudiantes que fotografió la sombra que un ciprés proyectaba en los muros del monasterio de Montserrat, cerca de la cripta del Tercio de Cataluña, estaba justificada ¿Era indicativa de la voluntad del Caudillo? Los comentarios los dejo para Baltasar Bueno, Iker Jiménez y demás expertos en taumaturgia y fenómenos paranormales. Por cierto, la noticia la ofrece El Mundo Today, y ya saben que la ironía es paliativa del Golpe de Estado catalanazi.


Artícul en PDF