» » El rey ‘Ione’ de Mallorca y la pocilga catalanista

El rey ‘Ione’ de Mallorca y la pocilga catalanista

Publicado en: Articuls | 0

Cuando Mallorca era un admirado reino, rival de la Corona de Aragón, la gobernó un monarca que, en romance mallorquín-provenzal del s.XIII, era llamado ‘Ione’. Era otro tiempo. Hoy, la admirable patria de Raimundo Lulio es un pingajo de Cataluña, lo mismo que el Reino de Valencia. En ambos territorios gobiernan miserables colaboracionistas. Veamos detalles.

Felices y ebrios de poder, exultantes de optimismo, sus cuentas corrientes y posesiones crecen a un ritmo vertiginoso ¡Son cuatro días!. Estos hipócritas, equivalentes a la privilegiada nobleza del siglo XVIII, son los que queman miles de millones de los impuestos en la infinita legión de bufones colaboracionistas, mientras las deudas empobrecen al pueblo. La persecución al español y valenciano, y la confrontación en España, es su meta.

Cumpliendo su misión al servicio del expansionismo catalán, el ‘Levante’ publica diariamente cerdadas colaboracionistas para rematar al indolente pueblo valenciano y degradarlo a botín de Cataluña, sea en la vestimenta de valenciana o, especialmente, en la lengua. Así, las subvencionadas ‘collas’ catalanistas tratan de desterrar el bellísimo traje regional de valenciana e implantar como supuestamente típico los ‘de faena diaria’, tan similares a los anodinos de otras zonas de España. Pero el idioma, con el total apoyo de la Generalitat, es la prioridad. Entre otras infamias, el ‘Levante’ engañaba hace unos días al lector con enredos sobre la morfología “empatxar”. El pillastre Lacreu intentaba legitimarla con un ejemplo del siglo XIII, es decir, antes del 1300, y la defendía como herencia cultísima: “a través de la literatura jocfloralesca, es transferí al valencià” (Diario catalán Levante, 28/ 09/ 2019). El burro no sabe que no existían ‘Jocs Florals’ en tal centuria, y el ejemplo que ha seleccionado pertenece al estrato cronológico donde los romances hispánicos se caracterizaban por el baile de isoglosas y el caos morfológico. Así que, esa imbecilidad de “literatura jocfloralesca” del 1200, se la debiera meter Lacreu donde acaba la espalda.

Si siguiéramos este criterio selectivo, podríamos escribir, por ejemplo, “feyta fo en Oriola” (ACA, Pergamins de Jaume II de Valencia, 11 de maig 1296, núm. 645). Lo de “feita” no creo que lo utilice ni defienda Lacreu; y la prep. “en” ante topónimo, la prohibe el IEC y su mascota AVL.

En la inmersión dicen a los niños que hubo unidad geopolítica e idiomática en esa entelequia del fascismo expansionista que llaman ‘Paisos Catalans’, desde Perpiñán a Beniel pasando por Mallorca. La realidad era otra. El Reino tenía frontera con Cataluña y, para defenderla, en el 1460 y 1642 nos movilizamos en dos victoriosas guerras de rechazo contra los piojosos sardaneros. Respecto a la lengua, los apóstoles del expansionismo olvidan detalles. Así, en el 1290, Perpiñán era territorio mallorquín, del culto Reino de Mallorca, y empleaban el provenzal-mallorquín, el mismo que al editarse el Blanquerna de Raimundo Lulio en 1521, se tradujo al valenciano. En la documentación cancilleresca mallorquina del 1295, leemos: “ordonat per lo rey de Malorcha que hom prena de decretz”. Como lengua románica, la entendemos, pero hay diferencias, y no creo que Lacreu use “ordonat” o “decretz” como modelo para la inmersión en 2019.

Por cierto, esos manuscritos en mallorquín-provenzal fueron publicados por la Revue des langues romanes a partir de 1874, documentacion devorada por el erudito Jaume Massó, falsificador de las ‘Regles d’esquivar vocables’ que, lo más probable, se inspirara en los “Status corrateriorum” (año 1295) que las autoridades de Perpiñán dieron a los “corraters” para corregir el mal uso de la lengua en este gremio. La orden era “esquivar motz de mals uses… los ditx corraters”. El párrafo recuerda que todo estaba bajo la autoridad y consentimiento de “Moseyer lo Rey Ione”. El citado “Ione II de les Mallorques” era Jaime II (Montpellier, 1243) ; y su rival era el valenciano Jaime II (Valencia, 1267). Ni uno ni otro se titularon nada de Cataluña, al no existir; sólo Jaume el Just, rey de Valencia, tenía el título de conde de Barcelona. Lamentablemente, por espacio, no puedo tratar de esta época esplendorosa del rey Ione, que el fascismo expansionista tergiversa con el amparo de la fatua colaboracionista Francina.

empatxar
Lacreu, verdugo idiomático del diario catalán Levante, prosigue impunemente su bien remunerada labor de confundir al indolente pueblo valenciano, siempre entregado a Fallas, tracas, fútbol y demás asuntos heroicos.

Respecto al descuidero idiomático Lacreu, engaña al lector con la morfología “empatxar” al intentar legitimarla por su aparición hacia el 1290, y su procedencia de la inexistente “literatura jocfloralesca”. Es curioso, pues en el mismo “Llibre de Cort” vemos voces como “vert” —coincidente con el valenciano clásico y moderno—, y sospecho que el kamikace Lacreu no se hace el harakiri cuando escribe “verd” en catalán, según ordenó Fabra y el IEC (la cartelería de esta gentuza ha enmerdado con rótulos de ‘Riu Verd’ todo el Reino, pero en val. es “vert”). El viejo trilero esconde que la ‘ch’ de ‘empachar’ y su familia léxica es cultismo etimológico. Según Coromonias (no confundir con el cordial pícaro Colomina de Alcoy), la voz derivaba del fr. antiguo “empeechier” y occitano “empachar” (DCECH, II, p.568), luego la -ch- no fue invención de los sainetistas del XIX ni de VOX en el XXI. El sesgado Lacreu ocultó ejemplos en valenciano y seleccionó a gusto del diario ‘Levante’ una voz del 1295, tiempo de titubeos, ensayos y contradicciones morfológicas. En fin, aquí tienen algunos de los testimonios de la familia léxica secuestrada por el pinta idiomático Lacreu:

tant empachades” (Roig: Espill, 1460)

negocis seus… havem empachats” (ARV, Real Cancillería, Carta 96, f.103r; 30 joliol 1461)

contrariar o empachar… molt empachat” (Esteve: Liber, 1472)

empachar dels dits arrendaments” (Actes de Corts Generals, Oriola, 1488)

trist mon te empacha” (Perez, Miquel: Imitació de Iesuchrist, 1491)

als amics no empachen per…” (Roiç de Corella: Lo Segón del Cartoxá, c. 1496)

la sua potencia no empachava” (Corella: Quart del Cartoxá, 1496)

empacharvos” (Fenollar: Lo Procés de les Olives, 1497)

res nom empachará” (Amiguet, J.: Sinonima, 1502, f. 39)

ni empachar” (ACA, Bula de Lleó X, en valenciá, 1514)

es gran empachamentempachava la predicació” (Blanquerna, traduit al valenciá, 1521)

li fonch empachat” (Bib. Nac. Madrid. Ms. Guillem Ramón, s. XVI, f. 20)

empacharse de comprar” (Pou: Thesaurus, 1575)

y nos empache lo rey en negosis” (Taraçona: Furs y Priv. Valencia, 1580)

ni empachats ni embargats” (Ginart, Nofre: Reportori dels Furs, 1608, p. 108)

empacha” (Sacro Monte Parnaso, Valencia, 1687, p. 175)

res els empache” (Els carlistes en Vinaroz, Castelló, 1875, p.39)

estic de coca empachat” (Gadea: Ensisam, 1891, p.42)

estem ya empachats” (El Tio Cuc, nº 82, Alacant, 1916)

¡Qué miseria, amigo Juan Vanrell! En tu admirado Regne de les Mallorques no tenéis un rey ‘Ione’ que expulse a Cataluña a toda la pocilga catalanista. Aquí, en el Reyne, estamos igual. Los cobardes políticos mienten y derrochan nuestro dinero en la locura catalanista ¿Cuándo será vencido el fascismo expansionista catalán… y los canallas colaboracionistas puestos a disposición judicial?


Artícul en PDF