» » Tudi Torró, coronavirus de la AVL del autoodio y despilfarro

Tudi Torró, coronavirus de la AVL del autoodio y despilfarro

Publicado en: Articuls
tudi-torro
No es un careto de Halloween; es So Tudi Torró, vieja catalanista despendolada y nueva académica de la AVL. Ocupa el chollo de otra similar: Carme Miquel, ahora en el oprobioso infierno de los colaboracionistas, junto al falangista Fuster, l’enguixcaor Guarner, etc.

Se ha jubilado Tudi tras una vida de furioso colaboracionismo idiomático, bien pagado, para la Gran Catalunya o Paísos Catalans y, especialmente, por apoyar la imposición por decreto y mando del catalán en la Enseñanza. Sempre apretant llabis y en bolchaca plena, esta tianuria més perillosa que la pigota negra no ha tingut més quimera que martafallar gabarrots1 catalans en el bascoll dels intemerats chiquets valencians. Unflá coronavirus del autoodi que formiga’l valenciá mentres popa al catalá, la flatosa Tudi aná botant cárrecs y soldaes (dinés a fi de mes) dasta encaramitarse de mestra de secá a Inspectora d’Educació y membre de la Unitat per l’Educació. Ara, jubilá, Marzà y els coronavirus de l’AVLL l’han nomenat académica. ¡Qué menos podían hacer por esta colaboracionista que ha favorecido tanto al expansionismo catalán en Elche y Alicante!. En Cataluña la adoran y ella, agradecida y sumisa, presume de la “Escola d’Estiu al País Valencià” y de la lucha que, a buen precio, ha practicado en la Enseñanza. Así, traducido, escupía la tianuria:

“se ha trabajado mucho, se ha luchado por dignificar la lengua catalana (sic) en el nuestro país” (Tudi Torró: El català a l’escola del País Valencià. Societat Catalana de Sociolingüística, IEC, Barcelona, Núm 20, a. 2009)

El verbo ‘dignificar’ no se lo quita esta gente de los morros. Dignificar es defender la cuatro barras y burlarse de la Real Senyera. Dignificar es degradar a país catalán lo que fue un Reino histórico (los Borbones jamás renunciaron al título). Y ‘dignificar’ es prohibir el valenciano y enseñar el catalán. Son tan miserables que, conscientes de que están prevaricando, maldicen el Estatut d’Autonomía que sólo admite la “llengua valenciana”, además del español. Ellos saben que, por ley, debían estar en la cárcel y reintegrar lo cobrado por engañar; de ahí el lamento de Tudi a sus amos catalanes sobre el Estatut:

“sin dejar bien claro que valenciana es la manera de denominar la lengua catalana en el País Valenciano” (Tudi Torró: El català a l’escola del País Valencià. Societat Catalana de Sociolingüística, Barcelona, Núm 20, a. 2009)

Los actos a los que acudía la comisaria o «Inspectora Tudi Torró” se engalanaban con las cuatro barras de los inexistentes Países Catalanes y, por supuesto, todo estaba en el catalán que defendía la coronavirus Tudi.

Los actos a los que acudía la comisaria o "Inspectora Tudi Torró” se engalanaban con las cuatro barras de los inexistentes Países Catalanes y, por supuesto, todo estaba en el catalán que defendía la coronavirus Tudi.
Los actos a los que acudía la comisaria o «Inspectora Tudi Torró” se engalanaban con las cuatro barras de los inexistentes Países Catalanes y, por supuesto, todo estaba en el catalán que defendía la coronavirus Tudi.

Los millonarios coronavirus de la AVL la consideraron «merecedora de ocupar un puesto en el ente normativo», con 18 votos a favor y 1 en blanco. Este foco virulento, engendrado por la corrupción política más soez de los Zaplana y Pujol, tiene que desaparecer por la acción inteligente de nuevos políticos cultos, que tengan formación para saber diferenciar entre ambas lenguas, y sospecho que ni el mediocre actor Cantó, la tenebrosa Bonig o el hermano gemelo de Arévalo tienen más especialización que mi gato Batistet. Por cierto, he estado estos meses retocando el DHIVAM 2020, con 4.000 páginas que pongo a disposición de los políticos para que puedan defender, por ejemplo, la grafía «chiquet» (no el xiquet de l’ahuela Tudi), o la sintaxis preposicional de «estic en Valencia», no el «estic a València» de la academia parásita de los coronavirus del autoodio y sopa caumenboca. Para ellos, el mundo es jauja.


1El gabarrot (no ‘gavarrot’, copiat del DCVB per el sinyor Verdejo), usat per sabaters, tapisers y fusters, era paregut a la tacha: «o duya gabarrots d’un tío tapiser que tenía, y els posaba de punta en el banc pera que se’ls clavaren al sentarse…» (Cor de tigre, 1914, p.10)