» » La catalanada del día: «ninou»

La catalanada del día: «ninou»

Publicado en: Articuls

ninouMientras Toni Cantó nos defiende de la inmersión catalana luchando en ‘Mask Singer’ con Terelu Campos y Malú, en el Reino hay iniciativas serias, como la de CV, plataforma reivindicativa de lo valenciano. La revista nos desea Bon Nadal y, en la editorial, surgen dudas sobre el modo de lograr su ideal respecto al idioma ¿Es correcto y beneficioso reivindicar una voz usada por clásicos, aunque ahora sea arcaísmo? Tenemos el ejemplo de «ninou«, del latín anni novi, que nosotros decimos «any nou«. Vocablo documentado en autores como Roig (1460), también lo estaba y era usado en la Edad Media en Cataluña. Hoy se ha convertido en palabra muy querida por la inmersión, al permanecer viva desde Gerona a Tortosa; pero en valenciano es arcaísmo, y si el motivo de recuperarla es por ser léxico de Jaime I o Jaume Roig, lo mismo podríamos hacer, por ejemplo, con el pron. ‘nosaltres‘.

El lexicógrafo Escrig no la recogió en su diccionario de 1851, por estar muerta; ni tampoco en la edición de Llombart de 1887, pese a que copió léxico foráneo y arcaísmos vivos en catalán, actitud debida a la influencia de sus amistades catalanistas, como Mariano Aguiló. Este grupo de presión logró acomplejar al encuadernador Llombart hasta el punto de que consideraba «caló» el valenciano moderno, y repetía aquello que, en esta Navidad del 2020, es vigente arma mortal inmersora en las escuelas: decir que el valenciano es al catalán como el andaluz al castellano:

«el dialecto valenciano, especie de caló, corruptela de nuestra antigua lengua valenciana, y que hoy ordinariamente usamos (…) creándose de este modo a vuelta de algunos años, como en Cataluña ha sucedido, un lemosín culto (…) y otro, en resumen, que es el que en el día se gasta, y que respecto a nuestra literatura ocuparía un lugar análogo al del andaluz en la castellana» (Llombart: Dicc. 1887)

Llombart se había transformado en felpudo del expansionismo catalán y, en su delirio, realizaba traducciones al castellano de obras de Verdaguer. El arcaísmo ‘ninou’, vivo en catalán, tampoco fue recogido por Lluis Fullana (Voc. valenciá, 1921), y el filólogo era estudioso de los romances peninsulares, e incluso fue académico de las lenguas española y catalana; pero este valenciano de Benimarfull no consideró correcto retomar una voz enterrada por nuestros antepasados, creadores del valenciano moderno. Y una duda, ¿el sust. «ninou» se corresponde con el léxico que quiere recuperar CV? En la misma revista vemos más arcaísmos: ‘ad, arbre, vegada, segle…». Conozco el sacrificio de los miembros de ‘Concencia1 Valencianista’, y no es mi intención menoscabar su valiente labor en tiempos terribles, con el nazismo expansionista que corroe todo; pero si en un impreso de gente de fiar surgen catalanismos, pueden hacer mucho daño. En fin, ¡ánimo y , sobre todo, cuidado con los complejos! No nos suceda como al pobre Llombart en 1887.


1 Yo may he escoltat a ningú valenciá dir «consciencia»; ademés, apenés podem ni diro (encá que sí en castellá). De totes formes, d’aquell lletí conscientĭa, eixiren el cast. consciencia, cat. consciència y nostre valenciá “concencia” (Escrig: Dicc. 1851); “fer examen de concencia” (Sanmartín: Jagants y nanos, 1895, p.137); «Hiá que tindre consensia» (Bernat, Ll. : Els reys de la Marchal, 1909, p.3); “conmogut la consensia de tot un poble” (Carceller: El fill del dimoni, 1914, p.4); “quína consensia te vosté” (La Matraca, 30/06/ 1016, p.3); “¿Y no li remordix la consensia?” (Puig Espert: Pantomima, 1928, p.13); “concencia” (Gayano: El mercat de la concencia, a.1932). Els tisparixos catalaners, que chuplen del presupost, mos diran que’s vulgarot «caló»; pero panolis seríem si els ferem cas. Tampoc tenen estos alficosos tanta cencia: “cencia y pacencia; mod. adv. A ciencia y paciencia” (Escrig: Dicc. 1851).


Artícul en PDF